sábado, 26 de marzo de 2011

LIBERTAD PARA LESLY Y TODAS LAS PRESAS POR ABORTAR

Una amiga mexicana me ha escrito para que firme una petición para salvar, de una pena de 23 años de cárcel, a una joven acusada de abortar.  ¡23 años! ¿En qué mundo vivimos? ¿Cómo puede ser que una joven sea privada de su libertad y dignidad durante 23 años, cuando ni siquiera se ha probado que abortase? Y aunque hubiera abortado, 23 años parece excesivo, nos bastaría con estudiar las penas de cárcel impuestas a hombres por violar y quitar la vida de tantas y tantas mujeres... Una pena excesiva en un país donde cada día mueren mujeres y sus asesinos gozan de la libertad que a esta joven le han arrebatado. 

No lo dejes para mañana, deja tu firma pinchando en este enlace: Tú puedes salvar tu vida.org  Sólo te tomará un segundo.

Para saber más puedes ver este vídeo, en el que el abogado defensor nos habla del caso.


A continuación reproduzco un texto publicado por “Mujeres Sonorenses por el derecho a decidir”. Si quieres mantenerte informada/o de cómo evoluciona este caso, visita su blog en: Por el derecho a decidir - Sonora.blogspot.com

LIBERTAD PARA LESLY Y TODAS LAS PRESAS POR ABORTAR

SEGUIMIENTO A LA ALERTA POR VIOLENCIA Y DISCRIMINACIÓN CONTRA LAS MUJERES EN EL ESTADO DE BAJA CALIFORNIA
Mexicali, Baja California, México a 15 de marzo de 2011
Red Iberoamericana Pro Derechos Humanos
Mtra. Meritxell Calderón Vargas

La jueza Raquel Burgoin Lozano titular del juzagdo 4to de lo penal en Mexicalo emitió una sentencia de 23 años en contra de la joven bajacaliforniana por el supuesto delito de homicidio agravado en razón de parentesco, a pesar de ser especialista en Derecho y contar con conocimientos sobre jurisprudencia internacional, negó a la joven el derecho a la vida, el derecho a la integridad física mental y moral, el derecho a la igualdad y a la no discriminación, el derecho a la dignidad y a la protección de su familia y el derecho a la garantía y respeto de sus derechos, entre otros derechos fundamentales violentados.
El Estado de Baja California cuenta con una especial mención internacional desde el Caso Paulina por ser un Estado que viola los derechos de las mujeres, gracias a que en 2002 un grupo de organizaciones de mujeres impulsadas y convocadas por la organización feminista Alaide Foppa presentaron un 8 de marzo de hace 9 años, una petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual en marzo de 2006, a través de un Acuerdo Amistoso se buscó reparar el daño moral y material cometido en contra de la adolescente.

La joven que está a dos meses de cumplir tres años en prisión injustamente apeló la sentencia de 23 años de prisión el pasado 14 de enero de éste año y su caso está ante el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Baja California. En recientes fechas se dio la audiencia de vista por parte del Tribunal y esperamos la pronta resolución de la apelación.

Con base en el artículo 4to constitucional, la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, la Convención para Eliminar todas las formas de Discriminación contra la Mujer y su Protocolo Facultativo, la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer y la jurisprudencia internacional como el Caso de Alyne da Silva Pimentel llevado ante el Sistema Universal de Derechos Humanos y el Caso Planned
Parenthood vs. el Estado de Alaska, la joven bajacaliforniana a todas luces ha sido víctima de violencia institucional y discriminación por el Poder Judicial del Estado.

En México, la mitad de las constituciones estatales violan el derecho a la igualdad y a la no discriminación al otorgarle un supra valor al derecho a la vida del “producto de la concepción” como lo maneja nuestra propia constitución estatal, paradójicamente, en el mismo artículo que establece las garantías individuales. La joven injustamente sentenciada no es la primera mujer que es penalizada por sufrir un accidente y 14 mujeres esperan sentencia por el mismo
delito en el Estado.

Por lo anterior aseguramos que hay más mujeres presas por vivir un aborto, es por ello que esperamos que el Tribunal Superior del Estado resuelva conforme a derecho y tomando en cuenta los instrumentos internacionales de protección a los derechos humanos de las mujeres liberando a la joven, reparándole el daño moral y material causado a ella y a su familia y emitiendo una disculpa pública por privarla de la libertad injustamente.


sábado, 19 de marzo de 2011

EMANCIPACIÓN VERSUS FEMINISMO - ROBERTA TATAFIORE

Muchas feministas, sobre todo las radicales, estamos en contra de la institucionalización del feminismo, aunque también defendemos y exigimos que no supriman organismos institucionales que abogan, visibilizan y potencian los derechos de las mujeres. Hoy reproduzco un texto publicado allá por 1994, por la Revista Mujeres en Acción y más tarde reproducido por la revista Poder y Libertad. Me pareció interesante compartirlo con ustedes y así recordar a su autora, Roberta Tatafiore, socióloga, escritora y militante feminista italiana. Me parece que es un tema que sería bueno que pudiésemos debatir en algún momento.

Periodista, ensayista, cofundadora del Centro Cultural Virginia Wolf y ex directora de la revista Noi donne, Tatafiore escribió ensayos sobre pornografía, sobre los hombres, y sobre el mercado de la prostitución. Entre sus libros: Sesso al lavoro - Da prostitute a sex workers (1994);  De bello fallico - Cronaca di una brutta legge sulla violenza sessuale (1996 – Este libro se puede descargar de la página web de Stampa Alternativa); Uomini di piacere… e donne che li comprano (1998); y su libro póstumo, Roberta Tatafiore, La parola fine, diario di un suicidio, Milano, Rizzoli, 2010.

Tatafiore puso fin a su vida el 8 de abril de 2009. Tenía 66 años.

EMANCIPACIÓN VERSUS FEMINISMO
ROBERTA TATAFIORE

Carla Lonzi, una de las madres del feminismo en Italia, decía que las mujeres se habían apresurado demasiado en exponer públicamente todo lo que significaba la revolución feminista, decía que de esta manera entregaban a la sociedad patriarcal las armas para integrarlas. Creo que la conquista más importante de la expresión y de la política feminista en Italia, ha sido la abolición de la práctica del aborto clandestino. Con este logro, la libre elección de la maternidad por parte de las mujeres, así como el control sobre la propia sexualidad ha entrado en la esfera socio-política.

Si bien es cierto que las mujeres han cambiado mucho en este país a través de su acceso al trabajo y de una presencia más visible en la sociedad, considero que los logros del feminismo no pueden medirse en base a estos resultados, más bien parece que el feminismo ha puesto enmarca una gigantesca revolución pasiva.

A la fecha quedan muy pocas exponentes de aquel Movimiento Feminista radical de los años 70 que, independientemente del hecho de haberse transformado y adecuado, sigan interrogándose sobre sí misma. Actualmente, veo que por una parte se ha desarrollado un vasto feminismo cultural, que es importante y que significa que algunas mujeres tienen la fuerza y los instrumentos culturales para elaborar y analizar desde una perspectiva feminista lo que sucede en la sociedad, pero que constituye un trabajo aislado, que se puede emprender fuera del movimiento de las mujeres. También en Italia hay grupos que han concentrado su atención en un tema fundamental y de actualidad, es decir cómo vivir en el mundo a través de la mediación de otras mujeres, en otras palabras, cuáles prácticas políticas son apropiadas para enfrentar esa enorme revolución pasiva femenina.

Por otro lado, veo que prolifera un feminismo de Estado, que yo no aprecio, porque se trata de un feminismo institucional: comisiones de paridad de oportunidades, de igualdad, calcados en parte sobre el modelo anglosajón, más que sobre el modelo italiano. Si bien es cierto que este feminismo institucional trata aspectos importantes como la repartición de recursos, de fondos y de puestos, termina por considerar a la mujer como a alguien a quien hay que proteger, traduciéndose finalmente en un esfuerzo de tipo legislativo.

Paradójicamente, el obstáculo que hemos encontrado es el de haber puesto en marcha un enorme proceso de emancipación femenina, viendo cómo se perdía o cuán difícil era mantener vivo al feminismo dentro de esa emancipación. Yo soy bastante pesimista, considero que en poco años el feminismo desaparecerá en Italia, lo cual no significa que desaparezcan las mujeres o quienes se identifican con el feminismo. También puede que llegue a convertirse en una excusa, una especie de “pase par tout” que justifique las políticas integracionistas, es decir las políticas basadas en la anexión de mujeres a los ganglios del poder.

Por otro lado, el feminismo cultural puede llegar a asfixiarse. La teoría y la práctica feminista se atasca cuando no existen mujeres que operan la transformación de sí mismas. Finalmente, creo que el divorcio entre este impulso radical y la puesta en práctica de la política encuentran obstáculos como la creciente identificación del feminismo con el feminismo de Estado, pero también con la contagiosa práctica de la sospecha entre mujeres, entre las misma feministas, porque el feminismo en realidad requiere de un trabajo profundo sobre sí mismas. Sin embargo me vuelvo optimista cuando veo que donde quiera que vaya existen deseos muy radicales, sólo espero que en el futuro las mujeres se den cuenta de cuán absurda es esta carrera hacia la institucionalización.

Fuente original: Mujeres en Acción. Edición especial “Los 20 años de Isis”, Nº 2-3, Santiago de Chile, 1994. Reproducido en Poder y Libertad en su especial “25 años de feminismo, 1994.

jueves, 10 de marzo de 2011

MANIFESTACIÓN DEL 8 DE MARZO 2011 EN MADRID

Esta semana ha sido intensa, entre actos, manifestaciones, declaraciones, etc. Hoy sólo quiero compartir con ustedes un pase de fotos de la manifestación del 8 de marzo en Madrid. Lo colgué en youtube pero por cuestiones de copyright me silenciaron el vídeo. Además salía un mensaje de que en algunos países no se podía visualizar. Curioso, ¿no? ¿Será por las fotos de las pintadas? ¿O tantas mujeres juntas exigiendo sus derechos significan algún tipo de amenaza? Bueno, ya cambiaré el audio y lo volveré a subir, pero aquí va el original. Un abrazo a todas aquellas amigas que salen en las fotos, a aquellas que no son amigas pero que compartimos los mismos anhelos de igualdad, a aquellos amigos que nos acompañaron, y a todas esas personas queridas que me visitan desde otros lugares del planeta.

video

martes, 8 de marzo de 2011

MUJERES EN LUCHA - 8 DE MARZO 2011

Como todos los años, alrededor del mundo las mujeres saldremos a manifestarnos para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Algunos dirán, ¿pero qué celebran? Celebramos poco. Es verdad que hemos avanzado en nuestra lucha por conseguir igualdad de derechos pero aún nos siguen matando y explotando. Este 8 de marzo volveremos a salir a las calles para exigir que nuestras peticiones sean escuchadas. Algunos tal vez dirán ¿pero que más quieren si ya todos somos iguales? Y nosotras, las mujeres que estamos hartas gritaremos unidas:

 ¡Basta de violencia contra las mujeres y niñas: No al femicidio, a la  violencia sexual, a la violencia en las relaciones de pareja, a la violencia   simbólica, a la violencia institucional. Tenemos el derecho a vivir libres de   todo tipo de violencias!

¡Educación sexual para decidir. Anticonceptivos para no abortar. Aborto legal para no morir!

¡Basta de violencias y discriminación contra las mujeres de pueblos originarios!

¡Basta a la precarización laboral. A igual tarea igual salario!

¡Basta de privilegios, basta de riqueza obscena, basta de dominación patriarcal neoliberal!

¡MUJERES A ORGANIZARNOS!
¡Todos nuestros derechos garantizados ahora y siempre!
¡Seguiremos luchando hasta que todas seamos libres!
¡La revolución será feminista o no será!

A continuación les dejo un escrito de las compañeras del País Vasco – del Colectivo Lanbroa:

8 DE MARZO DIA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES
INDAR IRAULTZAILEA ANDRAZKOEN ESKUETAN DAGO
AUNEMOS FUERZAS Y UNAMOS NUESTRA VOZ PARA DAR UNA RESPUESTA
Es evidente que la crisis económica que estalló hace algunos años está teniendo graves consecuencias sobre importantes derechos sociales y laborales conquistados en el pasado. En esta situación, lejos de ejercer como garantes de los derechos de la ciudadanía, el estado, las instituciones y la clase política, e incluso algunos sindicatos mayoritarios, se han convertido en agentes colaboradores de todos los recortes sociales derivados de la crisis financiera. En este escenario de inminente desaparición de los derechos y servicios sociales, es sin duda el colectivo de mujeres, quien debe afrontar las peores condiciones económicas y laborales.
Sin embargo, la creciente precariedad económica y laboral no es la única adversidad a la que hoy tiene que hacer frente el colectivo de las mujeres. El modelo neoliberal es tan sólo una de las caras del sistema patriarcal que se sostiene sobre valores de profunda desigualdad y abuso de poder de unas personas o comunidades sobre otras. Es un sistema que justifica la explotación de unos seres humanos o colectivos en beneficio de otros, y en el que se utiliza la violencia como instrumento de control. En todo el mundo, las mujeres sufrimos las terribles consecuencias de este modelo social, en el que somos maltratadas, asesinadas, lapidadas o violadas por la fuerza, en muchas ocasiones, incluso bajo el amparo de la ley y el orden establecidos.
Ante esta situación, en la que se priorizan y se preservan los beneficios y privilegios de unos pocos frente al bienestar de una mayoría social, la respuesta de la sociedad es sorprendentemente débil. La ciudadanía no muestra signos de verdadera resistencia al diseño de un modelo social cada vez más violento y basado en la desigualdad, aunque disfrazado de democracia. Los estados y las instituciones se alejan de los intereses de la ciudadanía para adornar con valores democráticos la construcción de una verdadera zanja entre los grupos que ostentan el poder y los colectivos más desfavorecidos. Los recortes de derechos y la falta de participación ciudadana en la vida política son claras señales de alerta, pero la mayoría social permanece paralizada ante esta gran amenaza.
Las mujeres no podemos seguir ciegas y calladas, porque la violencia de este sistema recae con especial fuerza sobre nuestro colectivo. Tenemos que preguntarnos seriamente cuál es la condición real de las mujeres en este tiempo y en este modelo de organización social. El orden actual con sus profundas desigualdades no es en absoluto aceptable ni compatible con unos principios democráticos y solidarios mínimos. No nos dejemos engañar por un mensaje que proclama la falta de alternativas. Podemos dejarnos colonizar o resistir. Podemos interiorizar este sistema de valores y aceptarlo como propio e ineludible o combatirlo. Al fin, tendremos que plantearnos si realmente deseamos vivir colonizadas por una cultura deshumanizante, o si vamos por fin a abrir los ojos, y a hacer frente a la ferocidad del orden patriarcal en todas sus facetas.
Las mujeres feministas podemos reconocer que con nuestro trabajo, constante y no violento, hemos recuperado muchos de nuestros derechos, aunque nos faltan otros muchos por conseguir. Ciertamente, es hora de recoger lo que sembramos… porque todos estos logros no han llegado para todas las mujeres y las moderadas Leyes de la “igualdad” y de la “violencia de género”, reflejan la mitad del programa de aspiraciones que teníamos y no responden a la exigencia de que exista ya una igualdad real en el reparto de los bienes, en el derecho a la decisión política, en la valoración del simbólico femenino, en el trato…   
Las mujeres con conciencia de clase como mujeres, hemos de reconocer que nos queda un camino por recorrer: en primer lugar, para conseguir que no sigan matando ni maltratando, ni explotando sexualmente el cuerpo de ninguna mujer, y después, para que las mujeres consigan el lugar que les corresponde en todos los ámbitos sociales, para que, creando referentes nuevos, las jóvenes no caigan en las trampas del conformismo y de la falsa igualdad, para que los hombres, renunciando a sus privilegios, quieran compartir el dinero y el poder.
El espíritu revolucionario nos pertenece a nosotras las mujeres en individual y a las que participamos en colectivos feministas. Esto es una responsabilidad que no podemos olvidar porque de que seamos capaces de seguir alimentando esa revolución depende nuestro futuro como colectivo. Tenemos la responsabilidad de aunar fuerzas y recuperar las reivindicaciones originarias sobre las que se constituyó el Movimiento Feminista y que siguen siendo actualmente vigentes. Solo si nos seguimos organizando con un método y acción propios seguiremos avanzando para subvertir el sistema patriarcal que nos sigue oprimiendo.
Para ir transformando las situaciones de injusticia, para impulsar mayores grados de desarrollo en la comunidad humana, el Feminismo sigue siendo hoy, una propuesta global de justicia para las mujeres y para los hombres, una alternativa de libertad y desarrollo humano.

Colectivo Feminista LANBROA
8 marzo 2011
En Madrid
¡NOS VEMOS EN LA MANI!